GIF oferta entradas 728x90

Entrevista a Luís Piedrahita

¿Qué le trae en esta ocasión a Galicia?

Pues, volver a la tierra que me vio nacer, a hacer el indio, que es lo que más me gusta: Nacer y hacer el indio. Nacer lo he hecho sólo una vez, pero hacer el indio llevo haciéndolo ya 33 años. Entonces, hacemos una gira mundial por Galicia, bueno, hacemos, hago, porque realmente en el escenario estoy yo solo. Hay un montón de gente ayudándome pero al escenario me subo yo a contar monólogos por la tarde en varios teatros de Galicia, pero, por las mañanas en Coruña, hay una semana en la que estaré haciendo un extraño concierto que se llama Diario de una pulga.

¿Trae algo pendiente para hacer en Galicia?

Comer el pulpo, quedar con colegas, comer empanada, comer, comer, básicamente comer, eso es una cosa que en Coruña siempre hay que hacerla. En Galicia en general siempre hay que hacerla.

¿Cómo se comporta el público gallego?

Pues es fantástico, te voy a decir por qué. Voy a intentar explicarlo. Es como jugar en casa. ¿Y eso que quiere decir a la hora de hacer humor? Todas las ideas que a mí se me han ocurrido al escribir, siempre hablando de pequeños objetos y de cosas pequeñas son ideas que he tenido en Coruña, en Galicia, cuando era pequeño durante mi infancia correteando por esas calles de Dios. Por eso, siempre que a mi se me ocurre un chiste sobre la espuma de afeitar o sobre las colas de los supermercados, o yo que sé, o pisar caca en un parque, siempre es una caca en un parque gallego, una cola en un supermercado Claudio, por ejemplo, o ..no sé… siempre es en esos sitios. Por lo tanto, a la hora de contar yo lo que visualizo, lo que imagino es ese lugar y en Galicia es donde mejor llega y con más potencia.

¿Cómo y cuándo decides dedicarte a esto?

Es una especie de suerte con la que me encontré. Que es la suerte de poder dedicarte a lo que me gusta y me apetece. En un principio no sabía que iba a ser a sí, es más, no creía que fuera posible. Estudié una carrera, que es Comunicación Audiovisual con la intención de convertirme en un periodista o algo así y poco a poco dije ¡jo! debería estar ‘guay’ ser guionista y poder escribir,… y me hice guionista y empecé a escribir en un programa que es El Club de la Comedia. Me ofrecieron subirme al escenario a representarlo y me lo pasaba bien y me parecía increíble que me pagaran por hacer esas cosas que las haría yo (esto que no se entere nadie) las haría gratis o incluso pagando. Entonces, poco a poco, fue saliendo poder escribir guiones para El Club de la Comedia, después para otros programas, como por ejemplo el de José Mota o el programa de Cruz y Raya. Dirigir un programa de magia, que era una afición que yo tenía y siempre me habría gustado poder hacerla, pues de repente surge esa necesidad. Dirigir una película. Estos dos últimos proyectos fueron con Rodrigo Sopeña, un compañero de la Universidad. Y poco a poco, esas cosas que siempre me había apetecido hacer las he podido hacer, me han pagado por y ello y entonces he podido vivir de ello. Un lujo muy grande.

¿Qué es lo mejor y lo peor de tu profesión?

Es complicado responder a eso. Lo mejor, lo que te acabo de explicar, hago algo que haría aunque no me lo mandaran. Es una maravilla, tienes tus propios horarios, tienes tus ritmos, eres tu propio jefe, esas cosas que tanto gusta decir y experimentarlas es maravilloso. El problema, la incertidumbre. ¿Durante cuánto tiempo voy a seguir siendo gracioso, o cuánto tiempo va a seguir la gente riéndome las gracias? No te creas que un cómico no se mete en la cama con un temor a decir ¡jo!, ¿y si mañana no hago gracia y me subo a un escenario y la gente ya dice éste no tiene gracia ninguna? Pues ese temor, ese miedo, está ahí, nadie te garantiza que puedas estar haciendo esto toda la vida. Luego, también tener que estar ‘pergreñando’ una chorrada nueva cada día, una majadería distinta cada mañana no es sencillo. Por supuesto que me encanta hacerlo, pero llega un día en que dices ¿y mañana, tendré una idea nueva, una idea genial como para seguir viviendo de ello?, esa incertidumbre…

¿Un pensamiento antes de dormir y al levantarte?

Acostarme y levantarme son los momentos del día que más me gustan. Me meto supercontento en la cama y luego me despierto también muy bien. Los pensamientos suelen ser distintos, pero el momento me encanta.

¿Eres de café sólo, con leche o cortado?

Depende, parece que imponer un fascismo en ese momento tan especial no está bien. A la mañana café con leche, después de comer café cortado y por la noche, si hay que actuar, café sólo.

¿Por qué elegiste Piedrahita como nombre artístico?

Pues ya te lo digo, porque todo esto de la farándula me ha llegado sin esperarlo, sin preverlo y sin buscarlo. Cuando escribía mis guiones los firmaba con mi nombre porque no había contemplado jamás la opción de firmar con un nombre que no fuera el mío por si acaso me decían algo. Y después, cuando me subí al escenario ya tenía mi nombre puesto y luego ya se quedó ahí para siempre.

¿Cómo te definirías?

Muy rápidamente.

En tu profesión, ¿de quién guardas el mejor recuerdo?

Bueno, he conocido a gente superinteresante. En el campo de la magia fue un placer conocer a Arturo De Ascanio, fue un grandísimo cartomago que ya murió. Es un lujo conocer a Juan Tamariz, a Miguel Ángel Gea, a Helder Guimaraes, a Román García y Quico Pastur, gente de la magia, a Dani Ortiz, a Rubiales, te menciono magos que a lo mejor no conoces pero que para mí si es muy importante poder compartir afición pero también tiempo y espacio. Es decir, me hubiera encantado conocer a Dani Vernon, que es otro mago que se murió hace 20 años y era americano, pues no lo conocí. Me hubiera encantado conocer a otra gente que no he coincidido en espacio y en tiempo. He tenido la suerte de que estos que he mencionado sí he tenido la suerte de conocerlos. Eso en el campo de la magia, en el campo del humor pues es muy interesante conocer a Pablo Motos, a Juan Herrera, a Joaquín Reyes, que es un gran genio tronchante del humor. Esta gente siempre es un lujo compartir afición, profesión, planeta, idioma y época.

¿Y el peor?

Yo creo que los momentos más incómodos de mi vida, en el colegio, por ejemplo, una vez que suspendí matemáticas, o que te castiguen en clase. Hay como una intensidad en todo lo que sucede y la gente de alrededor le da una gravedad y una importancia a cosas que luego no han tenido la repercusión que se esperaba. Pero de repente, suspender matemáticas era para plantearse no volver a clase. Ahora nadie se lo plantearía.

¿Qué estabas haciendo ayer a las 0:00 horas?

Estaría cenando con unos amigos

¿Cuál es tu mejor obra hasta la fecha?

Ahora estoy preparando una cosa que todavía no está lista pero que me va a gustar mucho, es un asunto de magia, una sesión de hora y media de magia sólo con monedas, muy bonito pero que no está listo. Estoy muy orgulloso de lo que he hecho. Soy muy fan de mis productos, de todos, de La habitación de Germán, me gusta mucho mi blog, me gusta mucho -no sé- las magias, que estoy rompiéndome los sesos cada semana para hacer en El Hormiguero, los monólogos que hice en El Hormiguero de la Letra Pequeña y de las cosas pequeñas. Me lo paso pipa cada vez que me subo a un escenario y digo mis monólogos. Yo estoy muy contento con todo eso.

¿Un libro?

Gog. G-o-g de Giovanni Papini. Eso es un libro

¿Un disco?

Coser y cantar . Es una recopilación de Vainica Doble

¿Una película?

Fitz Carraldo. Es una película rara de un señor raro que quiere hacer una cosa muy rara y la hace. No quiero revelar más. Es larga, es muy larga, y en ocasiones hay que avisar a la gente que puede ser considerada película tostón pero a mí me ha gustado mucho y la recomiendo por eso, pero hay gente que puede decir que es un turrón. Sí, estoy de acuerdo con ellos

¿Una persona?
Mi sobrino, que aún no ha nacido pero lo hará de aquí a unos días

¿Un personaje?

Marcovaldo. Es un personaje de una novelilla/cuento de Italo Calvino. Que es muy curioso. Es un amante de las cosas de la naturaleza pero vive en una ciudad. Entonces busca desde un árbol que está hecho una mierda en una esquina donde mean los perros, y el filma con eso, y allí a verlo todos los días. Es un personaje muy interesante, Marcovaldo, Pero mira que nombre tan bonito, Marcovaldo, se te llena la boca…

¿La última web que visitaste?

Hay unas webs que uno mira todos los días. Tu te levantas y haces una especie de gira… quitando esas que se ven todos los días, la última, es que también es una web un poco rara y un poco secreta que no puedo decir, es la página web, pero te voy a decir lo último que he estado mirando. Es la página web de un joyero que se dedica a trabajar monedas de plata antiguas con la intención de buscar algo de material para ese show de magia del que te hablaba.

¿Tus proyectos más próximos?

Estas navidades espero tener listo el cuarto libro de monólogos. Su título es ‘¿Por qué los mayores construyen los columpios siempre encima de un charco? Y en ese libro está basado el espectáculo que ahora empezamos a hacer por Galicia. Y ese es uno de los próximos proyectos. Otro es la segunda película escrita y codirigida con Rodrigo Sopeña y siempre actuaciones en directo en los teatros, que siempre son distintos, que van evolucionando, que van cambiando… además de ese show de magia que te he dicho, el de magia con monedas.

¿Una confesión inconfesable?

Tengo posiblemente el colchón más incómodo del mundo. Me lo vendieron supercaro, me dijeron que era lo mejor que hay, es viscoláxtico, Lo compré en una tienda que se llama Moca, lo digo para que no vayáis allí a comprar colchones, porque os van a embelesar con que este colchón es fantástico, es viscoláxtico y no, no, no. Me costó una pasta y duermo incómodo todos los días pensando en cambiar ese maldito colchón.